Cargando... (0%)

CASA CARMINA CELEBRA SU 30º ANIVERSARIO

06 agosto 2018

Un visionario. Nunca nadie se lo dijo, pero es lo fue Eduardo en 1988, cuando en un acto de reivindicación hacia el lugar de la mujer, decidió abrir la primera casa de comidas con el nombre de una mujer, la suya, con esa ilusión nació hace 30 años Casa Carmina.

Ella natural de El Saler creció entre los secretos y la magia de los fogones, por su parte Eduardo trabajaba en el Mercado de Ruzafa, se conocieron y enseguida lo supo, su camino sería junto al de ella. Años después el sueño se hacía realidad y las críticas gastronómicas no tardaron en llegar, desde 1995 se encuentran entre los 10 mejores restaurantes de España donde tomar el clásico “Arroç amb fesols i naps”. Una cocina de alta calidad y una atención cercana hace que cuando cruces la puerta dejes de ser un simple cliente, para convertirte en un amigo que llega a casa.

Hoy son ellas las encargadas de continuar el sueño de sus padres, MariCarmen sigue el camino de su padre, comienza sus días en el mercado o en la Lonja de El Palmar seleccionando cuidadosamente cada producto e ingrediente para la jornada y luego se encarga de que todo marche a tiempo en el salón. Por otra parte, María José se encarga de las tareas que llevaba su madre, de lo más difícil, de mantener el sabor y la tradición en los fogones. Su máxima satisfacción es cuando le dicen que su plato le recordó el sabor de los que preparaba su madre.

Este aniversario lo reciben bajo la mirada observadora de Eduardo, quien cada día acude al restaurante a dar una vuelta. Las exigencias son altas y se reflejan en los distintos certificados de excelencia que se puede observar desde la entrada, lo que los hace merecedores del 1.er lugar en los restaurantes de El Saler por la guía TripAdvisor. Sus arroces son altamente reconocidos, tanto que reciben comensales desde distintas partes de España, Casa Carmina es una visita obligada si pasas por La Albufera.

MariCarmen y María José reconocen que el secreto del éxito en este 30º Aniversario es mantener la tradición y el sabor valenciano, cocinar con amor y disfrutar de lo que hacen. Dos sensaciones que se transmiten fácilmente cuando te reciben y la razón por la cual siempre quien las visita, repite.