Cargando... (0%)

BARRACART, UNA APUESTA POR LA CALIDAD Y EL BUEN GUSTO EN EL HOSPEDAJE VALENCIANO

11 enero 2017

collage-barracart

El número 79 de la Calle Barraca albergaba un edificio modernista construido en 1898 que vivió sus años de mayor esplendor en los años 50 y 60. A finales del siglo XX, y tras la muerte de su propietario, sufrió las consecuencias del expolio, la “okupación” y la degradación del barrio del Cabanyal-Canyamelar. Ahora, tras innumerables trámites administrativos, años de intenso trabajo e ilusión y cerca de 900.000 euros de inversión total, abrirá finalmente sus puertas “Barracart”, una nueva propuesta de alojamiento turístico de calidad en uno de los barrios con más solera de la ciudad de Valencia.

Los responsables de ello son los empresarios Emiliano García (Casa Montaña) y su pareja, Olga Juhasz, que han transformado esta antigua vivienda con corral y cochera en 7 apartamentos, dos de ellos dúplex de 55 metros, domotizados  y completamente equipados: muebles de diseño, cocina completa con electrodomésticos integrados, baños de Porcelanosa, madera maciza, aire acondicionado, Wifi Hotspot, accesos automatizados y personalizados para cada cliente…

barracart-peq

“Los apartamentos te dan la autonomía e intimidad que no te ofrecen los hoteles. Queremos que nuestros clientes tengan todas las comodidades para que se sientan como en casa cada vez que vengan a Valencia y se hospeden en Barracart”, comenta Olga Juhasz, que también nos explica el tipo de cliente que esperan para su establecimiento. “Nos dirigimos a un perfil de turista con buen gusto, que aprecia la calidad y con inquietudes culturales, que venga a Valencia en busca de tranquilidad y de sumergirse en la tradición y la historia de nuestra ciudad”.

En este sentido, los 7 apartamentos de Barracart, cuyo precio por noche oscilará entre los 80 y los 140 euros, tienen un diseño diferente cada uno y cuentan con una biblioteca de temática local con libros sobre gastronomía, historia, cultura y fiestas autóctonas, así como fotografías relativas al barrio cedidas por Maria José Carles. Por su parte, Emiliano García nos confiesa que “gastronomía, naturaleza y lectura son nuestro hábitat. Nos gusta vivir reconciliados con el entorno y por eso hemos rescatado numerosos muebles, frescos, paredes y azulejos originales para nuestros apartamentos y zonas comunes. Queremos que nuestros clientes se integren completamente en la vida y la historia valenciana”.

Para ello, Barracart, además de su oferta de alojamiento, también va a ofrecer a sus clientes programas de inmersión lingüística y cultural que incluirán actividades para perfeccionar el castellano, visitas a bodegas y restaurantes de cocina tradicional valenciana o a lugares y monumentos históricos de Valencia.

“Me gustaría ser un ejemplo para el resto del sector. Queremos atraer a Valencia a un turista de calidad, que venga a disfrutar de la ciudad, de su riqueza y de su patrimonio, pero para ello es necesario que tanto la Administración como los empresarios, apostemos por la calidad y la excelencia”, explica Emiliano, que también destaca los problemas generados por la economía sumergida de la competencia desleal en hospedaje, la lentitud de la burocracia administrativa y los costes de la gestión energética, como principales obstáculos a la hora de poner en marcha su negocio.